fatiga pandémica

¿Falta de motivación y cansancio? La nueva Fatiga Pandémica.

Después de más de un año acompañados por el coronavirus, la fatiga pandémica es el nuevo estado de parte de la población mundial. Estamos cansados y desmotívanos, dejando de lado muchas de nuestras rutinas por la nueva “normalidad“.

La verdad que por mucho que no queramos estar pendientes de la COVID-19, los medios de comunicación a diario nos mantienen al tanto de todas las novedades, evolución y avance de la pandemia.

Esto provoca que constantemente estemos o escuchando hablar de ello, o hablando de ello con nuestros familiares y amigos.

¿Te suena? Encontrarte unos amig@s y típica contestación a ¿Qué tal? ¡A ver si termina esto ya! ¡Hasta las narices del bicho! ¡Esto no termina nunca! ¡Es el día de la marmota! Etc….etc…

pandemiaFatiga Pandémica

Lógico y normal si todos los días se habla de lo mismo y además, existen restricciones como horarios, cierres, mascarillas, máximos de grupos de reunión, etc… Tenemos que mantener una fuerza mental brutal.

Son muchos meses y nuestro cuerpo y mente necesita volver a la rutina, al ejercicio, a pasear, a viajar, y a poder estar en un lugar sin miedo a que un virus pueda entrar en tu cuerpo con el riesgo de causarte la muerte.

Se mezcla el miedo junto con la desesperación de sentirse encerrado y/o controlado, ¡Necesitamos desconectar!

La fatiga pandémica se refleja en nuestro cuerpo de diferentes maneras, por ejemplo: falta o dificultad para dormir, cambios de humor, falta de concentración, estrés, irritabilidad, angustia y ansiedad, incluso aburrimiento. Todas estas cosas además si se van haciendo cada vez más crónicas, se alimentan las unas con las otras provocando cansancio físico y desmotivación.

Para evitar entrar en este bucle debemos:

  • Crear unas rutinas que nos motiven.
  • Tener a diario momentos de desconexión haciendo algo que nos gusta.
  • Practicar ejercicio para mantener la actividad física.
  • Cuidar las relaciones sociales, relacionarnos nos ayuda a no encerrarnos en los problemas.
  • Mantener una dieta sana y equilibrada, la alimentación influye en nuestro estado de ánimo.
  • Descansa, duerme las 6-8 horas diarias que nuestro cuerpo necesita. Ni más ni menos, dormir mucho también es malo.
  • Dedica tiempo para ti, cuidarse, relajarse, meditar o hacer algo que te ilusiona y tranquiliza.

galletas de calidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *