alimentos verano

Alimentos para resistir al calor del verano.

En pleno mes de julio, estamos con máximas temperaturas en toda España, por ello te vamos a recomendar una serie de alimentos para resistir al calor del verano. ¿Qué alimentos son mejores para consumir en verano?

La zona sur de la península con temperaturas de más de 40 grados, encabeza el pleno calor del período estival, para aguantar este calor es conveniente que modifiques la dieta acorde a esta época del año.

Alimentos en Verano

La primera recomendación es beber muchos líquidos, beber agua es clave para mantener nuestro cuerpo hidratado en unos meses que la pérdida de minerales al sudar es muy alta.

En cuánto a alimentos, debemos comer frutas y verduras de temporada para hidratarnos como: zanahorias, pepino, tomates, lechuga, calabacín, melón, sandía, pera, melocotón, arándanos, plátano, piña, etc…

La época de los gazpachos y sopas frías.

Una característica en muchos de ellos es la gran cantidad de agua que contienen, en algunos casos como el de la sandía es 93% agua. Por lo que además de comer, hidratamos nuestro cuerpo.

Da igual como sea su consumo, bien en zumos o porciones, lo importante es que nos aprovechemos de sus nutrientes (vitamina C, vitamina B, magnesio…).

Para comidas y cenas, podemos elegir pescado azul (bacalao, merluza, rape) con un alto valor nutricional como las sardinas, evitando las comidas pesadas y grasientas que provocarán un proceso digestivo más lento y por lo tanto más calor en nuestro cuerpo. Arroces y pastas por ejemplo, las puedes consumir en ensaladas después de dejarlas un rato enfriando, para que se conviertan en un aporte fresquito.

Evita las carnes rojas y las bebidas alcohólicas y azucaradas.

Añade a la dieta snacks que aportarán energía a través de fibra, proteínas e hidratos de carbono. Siempre que elijas tanto galletas como cualquier alimento en tu dieta, apuesta por el sabor artesano evitando los alimentos procesados de forma industrial.

Además de la alimentación tenemos que seguir estos consejos haciendo ejercicio diario y durmiendo las horas mínimas que nuestro cuerpo necesita para cargar las pilas. Es importante que las cenas, no las hagamos muy tarde, ya que nos iremos a dormir en pleno proceso de la digestión, que junto con las altas temperaturas de la noche, puede hacer que no lleguemos a conseguir un sueño reparador.

Haz ejercicio a primera hora del día cuando la temperatura es más baja, evita las horas punta como de 13:00 a 17:00.

Modera las cantidades de comida y controla las cantidades de alimentos aunque sean saludables, en verano es mejor no comer en exceso para evitar que nuestro cuerpo tenga que trabajar de más. Busca opciones ligeras y frescas que sean saludables y nutritivas para nuestro organismo.

¡Haz ejercicio, duerme bien y cuidado con los excesos veraniegos!

galletas de calidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *